13 de diciembre de 2010

El infinito, y más allá!

Él dijo "necesito desconectarme, necesito paz ¿venís conmigo a Capilla del Monte?".
Yo soy una persona jodida, asi que le dije que si.
Y allá fuimos, 7 horas de ida, 7 horas de vuelta (más 6 horas de mi viaje Paraná-Rosario) y  un día y medio de sol, tormentas y aire cordobés.
Escalando el Uritorco hablamos de la vida y sus desvíos, de lo simple y lo complejo. Casi sin aire dejamos de hablar y nos asombramos.
Es indescriptible lo que uno siente parada en la cima, viendo la ciudad como una miniatura en la que no parece vivir nadie, en la que una no se reconoce. El viento constante, pujante, el sol.. todo te hace pensar en lo inmenso de la naturaleza. Tan inconmensurable ella y tan pequeños y mortales nosotros. Sentís que nada importa más que el estar ahi. Que todo importa estando ahi.
Es increible.

20 horas de viaje para 36 horas en Córdoba.
¿Me preguntás si vale la pena?. Definitivamente vale la pena.

1 perdidos:

Animar dijo...

DEFINITIVAMENTE!

Seguí así! Si supieras todo lo que hacés sentir cuando leemos...
Un Abrazo!

Publicar un comentario