11 de mayo de 2011

Hay días complicados. Que todo sale bien pero la tristeza te pone 3 de azúcar en el café y revisa los mails nocturnos asomada a tu hombro. No hay  razones explicitas, solo es.
"Afuera llueve y hace frio" decía Boccanera. Adentro garua y el sinsabor otoñal post-cumpleaños aparece.
Después de la fiesta, juntando servilletas y botellas me acuerdo del poema de Cortázar, esa "espera sin pausas ni esperanza", ese después del disfrute.
El fotógrafo no vino ayer, porque debia quedarse en su trabajo (hay una especie de inspección y es importante que esté). No puedo pedirle que venga, por más que me muero de ganas, por más que me decepciona un poco que no haya venido. Lo entiendo, sé que no podia y que probablemente si yo hubiese estado en su situación no hubiese encontrado otra vuelta. Pero, y me sé injusta, siento que ni probó. Ya seeeeeeeeeee que no es así, pero con mi nueva edad adquirida no logro desembarazarme de mi inmadurez, y se me cruza en la cabeza que ni siquiera lo intentó. Hoy se fué antes para llegar a su curso... yo sé que un viajecito de media hora no es lo mismo que cambiar de provincia en tiempo record de 2:30 hs... pero... era mi cumpleaños y podia venir aunque sea por 3 hs! Me siento una boluda al acordarme que yo viaje para estar ese tiempo con él, solo porque estaba enfermo y no queria que esté solo. Viaje, lo vi un par de horas y apenas toque suelo paranaense trabajé hasta el otro dia a la madrugada.  no se... estoy jodida hoy. mejor me voy a dormir.

1 perdidos:

Animar dijo...

Espero que hayas podido dormir lo suficiente... Hacerte la cabeza no te lleva a buen puerto. Los hombres no piensan igual que las mujeres...

Publicar un comentario